arrow-circle arrow-down-basicarrow-down arrow-left-small arrow-left arrow-right-small arrow-right arrow-up arrow closefacebooklinkedinsearch twittervideo-icon

Prevenir el extremismo violento mediante el ajedrez

Fecha de publicación:
23/11/2021
Tipo de contenido:
Comparte:
Etiquetas:

— 5 minutos tiempo de lectura

Arriba: Ajedrecistas de todo el Líbano se reúnen en Majdal Anjar para disputar el mayor torneo de la historia de la Federación Libanesa de Ajedrez desde su creación en 1965.

Nidal Khaled

Responsable de la Asociación Iniciativa Juvenil y Coordinadora de la Red Local de Prevención de Majdal Anjar.

Para la ciudad de Majdal Anjar, el 1 de agosto nunca volverá a ser lo mismo. Donde normalmente el país celebraba el Día del Ejército Libanés, que conmemora el momento en que el país tomó formalmente el control de sus fuerzas armadas en 1945 tras la independencia, este año era el día del torneo de ajedrez.

Puede que el ajedrez no parezca a primera vista el candidato más probable para prevenir el extremismo violento, y desde luego no con los miembros de las Fuerzas Armadas Libanesas. De hecho, en los últimos años se han producido tensiones entre las fuerzas de seguridad y los habitantes de esta ciudad, y la relación entre ambos ha sido turbulenta a pesar de los numerosos esfuerzos por aclarar las cosas.

Han pasado cinco años desde el lanzamiento de la primera red local de prevención (LPN) en Majdal Anjar, bajo el patrocinio de la Red de Ciudades Fuertes (SCN) y en colaboración con el Ayuntamiento de Majdal Anjar y la Asociación Iniciativa Joven. Incontables horas de planificación y duro trabajo de todos los implicados han contribuido a crear una sólida red local de prevención y una comunidad fuerte y firme contra la violencia y el extremismo.

Y, sin embargo, a pesar de todos sus esfuerzos y éxitos, seguía siendo necesario obtener resultados y acciones tangibles sobre el terreno para reflejar el impacto de los esfuerzos de prevención en la ciudad. Así nació la idea de organizar un torneo de ajedrez en Majdal Anjar con motivo del Día del Ejército Libanés. Queríamos involucrar a ajedrecistas y clubes de todo el Líbano.


Imagen

El ajedrez tiene un valor simbólico en Majdal Anjar y es una herramienta útil para contrarrestar y prevenir la violencia. Este juego de mesa, reconocido como deporte, tiene enormes, variados e incalculables beneficios en el desarrollo juvenil y social. Desde desarrollar el pensamiento estratégico de los jugadores, la toma de decisiones, la resolución de problemas, la planificación, la concentración y el sentido del juicio, hasta fomentar el pensamiento crítico y lógico, desarrollar el sentido de la deportividad superando derrotas y aprendiendo de los errores, fomentar la autoestima y el sentido de la empatía, los beneficios son enormes. Cuando se les apoya mediante el entrenamiento y las conversaciones con los compañeros, los jugadores pueden discutir los problemas, encontrar soluciones alternativas y mejorar su perseverancia y buen juicio.

A pesar de que la red local de prevención ha organizado muchas actividades en el pasado, este día fue especialmente difícil. Se plantearon cientos de preguntas: ¿será este torneo inspirador y generará esperanza para los jóvenes de la ciudad? ¿Conseguirá reforzar la cultura de la diversidad y la aceptación de los demás? ¿Reflejarán los participantes la diversidad sectaria, confesional y regional? ¿Cumplirá las expectativas de la comunidad local y reflejará las distintas asociaciones de la ciudad? ¿Cuál será el número del equipo de las Fuerzas Armadas Libanesas en el torneo?

Todas las aprensiones se desvanecieron ese día.

El equipo, formado por miembros de la red local de prevención y del SCN, miembros del municipio de Majdal Anjar y los voluntarios de la Asociación Iniciativa Joven, fue extraordinario. Una enorme pancarta dio la bienvenida a los jugadores e invitados a la entrada de la sala de la escuela, que estaba equipada según las normas de la Federación Libanesa de Ajedrez. A las 9:00 de la mañana se inició el mayor torneo de la historia de la Federación Libanesa de Ajedrez desde su creación en 1965. Asistieron 275 jugadores, tanto masculinos como femeninos y procedentes de diversos clubes y regiones de todo el Líbano. Los partidos se celebraron según el método suizo y fueron dirigidos por un equipo de árbitros internacionales.

El número y la diversidad de los asistentes fueron enormes. Entre los casi 1.500 presentes había jugadores y sus familiares, residentes de Majdal Anjar, encabezados por el presidente y los miembros del consejo municipal, así como líderes religiosos y una nutrida delegación de las Fuerzas Armadas Libanesas y miembros de la Federación Libanesa de Ajedrez.

El ajedrez tiene un valor simbólico en Majdal Anjar y es una herramienta útil para contrarrestar y prevenir la violencia.

Una vez concluidos los partidos, se anunciaron los resultados y se entregaron los premios. Se pronunciaron varios discursos, todos ellos destacando la importancia de este logro. Un representante del ejército libanés subrayó que hoy pasamos una página difícil de la historia de la ciudad y abrimos un nuevo capítulo basado en la construcción de la confianza, el fomento de la moderación y la lucha contra el extremismo. También dijo que esta ciudad representa el corazón del Líbano, que acoge la diversidad.

Por su parte, el alcalde Said Hussien Yassin elogió el papel desempeñado por el SCN en la promoción de la noción de tolerancia, en la prevención de la violencia y en la creación de esperanza para la juventud ante las difíciles circunstancias a las que se enfrenta Líbano. También destacó la importancia de la cultura del diálogo y la cooperación entre las comunidades del país, subrayando la necesidad de rechazar toda forma de extremismo y radicalización.

Los niveles de emoción eran muy altos entre el público con el anuncio de los nombres de los ganadores y la distribución de los premios. Fue un momento de felicidad y orgullo para los miembros de la LPN y los voluntarios, y todos estaban alineados con sus mensajes de esperanza:

«Hemos recorrido un largo camino en poco tiempo».

«Ayudar a alguien en tiempos difíciles es el primer paso hacia el crecimiento».

«Podemos ser una copia de nosotros mismos cuando ayudamos a los demás»

«Los esfuerzos del SCN promueven la estabilidad y la paz civil».

Sus conversaciones y deseos no sólo sirvieron de recomendaciones, sino también de hoja de ruta para que la red local de prevención prosiga sin descanso su misión de salvaguardar la comunidad.