arrow-circle arrow-down-basicarrow-down arrow-left-small arrow-left arrow-right-small arrow-right arrow-up arrow closefacebooklinkedinsearch twittervideo-icon

Iniciativa Transatlántica para Reforzar la Cooperación a Nivel Urbano contra la Violencia Extremista y Motivada por el Odio: Experiencias de EE.UU. y los países nórdicos

Fecha de publicación:
13/12/2022
Tipo de contenido:
Comparte:

— 8 minutos tiempo de lectura

Los días 6 y 7 de diciembre de 2022, la Red de Ciudades Fuertes reunió a casi 60 líderes y profesionales locales de ciudades de toda Norteamérica, junto con sus homólogos nacionales y locales de Finlandia, Noruega y Suecia, en un taller de dos días sobre el Refuerzo de la cooperación a nivel municipal contra la violencia extremista y motivada por el odio: Experiencias Nórdicas-Estadounidenses. El acto fue organizado conjuntamente por la ciudad de Denver y la Escuela de Postgrado de Psicología Profesional (GSPP) de la Universidad de Denver, con el generoso apoyo del Departamento de Estado de EEUU y la Unión Europea.

A través de una serie de mesas redondas y sesiones interactivas, los participantes intercambiaron experiencias y compartieron lecciones y buenas prácticas en torno a una serie de retos comunes a los que se enfrentan las ciudades de los países nórdicos y norteamericanos.

Los temas de los debates incluyeron:

El taller también incluyó la proyección de un documental sobre cómo la ciudad de Pittsburgh se unió tras el atentado de octubre de 2018 contra la sinagoga del Árbol de la Vida, y una retransmisión en directo con la alcaldesa de Helsinki, Juhana Vartiainen, sobre los esfuerzos integrales de la ciudad para prevenir el extremismo y el odio, basándose en gran medida en los amplios servicios educativos y sanitarios del municipio.

10 conclusiones y recomendaciones clave del taller

1. Los contextos estadounidense y nórdico son diferentes, pero los motores del odio y el extremismo, incluidos los crecientes niveles de polarización, son similares. En ambos contextos, los individuos están lidiando con una variedad de motivaciones e ideologías y/o recurriendo selectivamente a ellas, en lugar de a una única y distinta. Esto tiene implicaciones para las políticas y los programas de prevención.

2. Más que el extremismo relacionado con Al Qaeda y el ISIS, las amenazas/retos más urgentes para la cohesión social en las ciudades de Norteamérica y los países nórdicos son el odio: basado en la etnia, la raza y la identidad, el antisemitismo, los movimientos de extrema derecha, la des/información y la polarización política. Es fundamental que se desarrollen y/o actualicen los marcos locales de prevención, y que se asignen recursos, para alinearlos con este panorama de amenazas.

3. Aunque se manifiestan de forma diferente en cada contexto, los profesionales de las ciudades estadounidenses y nórdicas hacen hincapié en la necesidad de: a) Enfoques de prevención adaptables, multipartitos y multidisciplinares, dirigidos a nivel local; b) construir y reforzar la confianza, las relaciones y las conexiones duraderas; y c) identificar puntos en común entre los distintos grupos. Esto incluye las relaciones entre el gobierno local y la policía y las comunidades, y entre la policía y los profesionales no relacionados con el cumplimiento de la ley.

4. La prevención es más eficaz y sostenible cuando es de naturaleza multipartita y de enfoque colaborativo. Existe una necesidad constante de atraer a distintos profesionales, nuevas perspectivas y experiencias variadas. Las profesiones implicadas en un programa o caso concreto variarán en función del contexto y de lo «avanzado» que esté. Por ejemplo, mientras que la policía puede tener un papel central en los esfuerzos de prevención secundaria, sobre todo en los casos de individuos que parecen estar muy avanzados en el camino hacia la violencia, es probable que su papel en casos más rutinarios o en el trabajo de prevención primaria sea limitado, si es que tiene alguno. En términos más generales, es probable que las partes implicadas dependan de cuáles sean las de mayor confianza para la persona afectada y su familia. En general, deben participar los trabajadores sociales y sanitarios y la policía, aunque el papel que desempeña cada profesión depende de la comunidad y del contexto. Sin embargo, cada uno de ellos necesita las herramientas, la formación y otros recursos para poder participar en este espacio, incluso en colaboración con los demás.

5. Las ciudades de Norteamérica tienen ventajas comparativas en la prevención del odio y el extremismo que deben aprovecharse, sobre todo en lo que se refiere a los esfuerzos de prevención primaria. Potenciar, dotar de recursos y apoyar los esfuerzos dirigidos por las ciudades, incluidos los que aprovechan sus relaciones con las comunidades locales y su acceso a ellas, debe ser una prioridad. Y, los alcaldes y los gobiernos locales deben abogar por un mayor papel en la prevención.

6. Los recursos y servicios municipales de las ciudades norteamericanas -incluidos los sociales, sanitarios, de vivienda, de juventud, escolares, culturales, de empleo y de derechos humanos- deben aprovecharse para los objetivos de prevención del odio y el extremismo. Se trata más de conectar y sinergizar lo que ya existe en torno a estos objetivos que de crear nada nuevo. Las ciudades deben cartografiar las amenazas y preocupaciones relacionadas con el odio y el extremismo en los distintos barrios, así como las infraestructuras e iniciativas existentes para hacerles frente. Dichas asignaciones deben basarse en los datos y tener como objetivo garantizar que los recursos de prevención de la ciudad se orienten adecuadamente. Parte de este trabajo debería consistir en identificar a líderes de confianza dentro de las distintas comunidades, en particular las de «difícil acceso», que probablemente tengan más influencia que el gobierno municipal en esos entornos. Es más probable que estos esfuerzos ascendentes respondan a las necesidades y preocupaciones de los miembros de la comunidad que los enmarcados en torno a la violencia extremista y selectiva.

7. Las escuelas, y la educación en general, son los «músculos y hombros» de los esfuerzos de prevención del odio y el extremismo. Mientras que éste es un punto central de los esfuerzos de prevención nórdicos, no puede decirse lo mismo de los marcos en Norteamérica. Mejorar la capacidad de pensamiento crítico y la alfabetización y ciudadanía digitales, y enseñar tolerancia y respeto por el «otro», son ingredientes esenciales para abordar eficazmente la des/información que alimenta el odio, el extremismo y la polarización. Los departamentos de educación y las escuelas de todos los niveles, así como los consejos escolares locales, deben participar en esta labor. Los profesores deben recibir la formación necesaria para poder identificar los comportamientos preocupantes sin prejuicios y evitando la estigmatización.

8. El odio y el extremismo deben tratarse como una droga (más que como un problema de seguridad), ya que a menudo encubren o proporcionan consuelo a personas necesitadas. Además, el odio y el extremismo pueden tratarse útilmente a través de un marco de adicción. Este enfoque puede ayudar a «desexcepcionalizar» la amenaza y hacer que la prevención resulte más cercana a los miembros de la comunidad.

9. Los esfuerzos de prevención del extremismo y la violencia selectiva deben «desexcepcionalizarse», sobre todo teniendo en cuenta que los agravios que impulsan estas formas de violencia son similares a los que impulsan el odio y el extremismo en las personas en general. Es probable que muchas de las intervenciones para abordar las segundas y las primeras sean similares y que la «desexcepcionalización» reduzca las barreras para implicarse en abordar las primeras. Sin embargo, esto debe equilibrarse con la garantía de que los profesionales implicados en el trabajo de prevención del extremismo y la violencia selectiva reciban la formación especializada que pueda ser necesaria para tratar los aspectos singulares de algunos de los casos de este ámbito. Debe estudiarse detenidamente cuál es el marco y la situación más adecuados para el trabajo de prevención del odio y el extremismo dirigido a nivel local. Esto incluye si debe integrarse en enfoques más amplios de prevención de la violencia o de bienestar de la comunidad, o tratarse como una cuestión independiente.

10. Aunque los contextos, incluidos los paisajes jurídicos, políticos y culturales subyacentes, difieren entre las ciudades de los países norteamericanos y nórdicos, tienen mucho que aprender unos de otros en lo que se refiere a la prevención del odio y el extremismo. También hay mucho interés en hacerlo. Por tanto, es necesario intensificar el intercambio de experiencias, conocimientos, retos y lecciones aprendidas (incluidos los fracasos) entre ciudades en torno a la prevención del odio y el extremismo. Existe un número cada vez mayor de modelos de prevención local, conjuntos de herramientas, formaciones y otros recursos pertinentes; las ciudades deben poder acceder a ellos y beneficiarse de ellos más fácilmente.