arrow-circle arrow-down-basicarrow-down arrow-left-small arrow-left arrow-right-small arrow-right arrow-up arrow closefacebooklinkedinsearch twittervideo-icon

Frenar la creciente ola de odio y extremismo en todo el mundo: Las ciudades deben sentarse a la mesa

Autor/es:
Fatiha El Moudni,Jan van Zanen
Fecha de publicación:
17/09/2023
Tipo de contenido:
Comparte:

— 7 minutos tiempo de lectura

Este artículo ha sido escrito por los Copresidentes del Comité Directivo Internacional de la Red de Ciudades Fuertes: la alcaldesa Asmaa Rhlalou primera mujer elegida alcaldesa de Rabat (Marruecos), que ocupa ese cargo desde 2021, y el alcalde Jan van Zanen, que es alcalde de La Haya (Países Bajos) desde 2020.

Esta semana, jefes de Estado de todo el mundo se reunirán una vez más en la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York para debatir soluciones a los retos más acuciantes del mundo. Esto incluye, una vez más, la violencia y los conflictos alimentados por los crecientes niveles de odio, extremismo y polarización.

Como alcaldes, nosotros -y los gobiernos locales que dirigimos- estamos en primera línea de esta y otras crisis mundiales. Junto con las comunidades locales, trabajamos para comprender, responder y resolver las manifestaciones locales de estos retos. Ya se trate de gestionar las tensiones intercomunitarias que pueden surgir como consecuencia de las crisis migratorias en ciudades tan diversas como Koboko (Uganda), Mardan (Pakistán) y Wroclaw (Polonia), o de prevenir y responder a un aumento sin precedentes de los discursos xenófobos y otros discursos de odio, como han presenciado Ciudad del Cabo (Sudáfrica) y Zittau (Alemania), no nos ha quedado más remedio que hacer frente a amenazas que durante mucho tiempo se han considerado competencia exclusiva de los agentes nacionales, regionales e internacionales. Sin embargo, como en años anteriores, no tendremos la oportunidad de compartir nuestras perspectivas y experiencias únicas sobre estos temas con los líderes mundiales reunidos en Nueva York.

Edificio de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, EE.UU.

¿Por qué? A pesar de décadas de duro trabajo de organizaciones que representan a ciudades como la Red de Ciudades Fuertesla CGLU (Ciudades y Gobiernos Locales Unidos) y su Equipo Especial MundialSin embargo, las ciudades siguen estando excluidas en gran medida de las conversaciones globales sobre cómo abordar las amenazas a la paz y la seguridad de sus comunidades, a pesar de que los alcaldes y los gobiernos locales están a menudo en una posición única para hacerlo. Esto tiene que cambiar si esperamos ver las soluciones innovadoras y sostenibles para toda la sociedad de las que siguen hablando los líderes mundiales; las ciudades deben formar parte de esa solución para darnos a todos la mejor oportunidad de prevenir las crisis del mañana.

Y lo que es más importante, cada vez se reconoce más internacionalmente el papel único que pueden desempeñar las ciudades a la hora de abordar los retos mundiales y de poner en práctica los compromisos adquiridos por los gobiernos nacionales en la ONU y otros foros internacionales. Esto se manifestó en la primera Cumbre de Ciudades de las Américas a principios de este año en Denver, donde el Secretario de Estado de EE.UU. Antony Blinken subrayó acertadamente que «las ciudades… son el lugar donde la democracia está más cerca de su gente», reconociendo que la «capacidad colectiva del mundo para cumplir y abordar los problemas globales depende de [cities].» Esto se está reconociendo gradualmente en la propia ONU, que ahora otorga a los gobiernos locales un papel formal en los debates sobre la aplicación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030.

Sin embargo, el reconocimiento del papel de las ciudades debe ir más allá de cómo pueden apoyar la agenda de desarrollo tradicional. Ya sean grandes o pequeñas, urbanas o rurales, las ciudades están en una posición única para abordar una amplia gama de problemas globales, especialmente la prevención y la respuesta a los crecientes niveles de odio, extremismo y marginación.

¿Cómo? En primer lugar, a través de sus funciones básicas de prestación de servicios públicos, los gobiernos locales ya se relacionan con las comunidades de toda su ciudad. A menudo tienen un conocimiento más profundo y matizado que sus homólogos del gobierno nacional de las necesidades y vulnerabilidades de sus residentes y pueden desplegar los recursos existentes para abordarlas de forma proactiva.

Los gobiernos locales también pueden establecer relaciones de confianza para reforzar la inclusión, la participación y la resiliencia, al tiempo que acaban con la segregación, el odio y la polarización en sus comunidades. Ya sea a través de una planificación urbana integradora o de intervenciones de salud mental, sociales, culturales, educativas o de otro tipo dirigidas por la ciudad para alejar a las personas de la violencia, son innumerables los beneficios que ofrecen las ciudades. Hacer realidad este potencial puede suponer una diferencia inmediata, más sostenible y práctica para la paz y la seguridad de las comunidades urbanas de todo el mundo.

Estamos orgullosos de las aportaciones innovadoras que han hecho nuestras ciudades. Por ejemplo, en Rabat, el Consejo Municipal ha dado prioridad a la seguridad, la integración y la inclusión, haciendo hincapié en las mujeres y las niñas, y en las poblaciones vulnerables. Nos hemos asociado con la sociedad civil, así como con planificadores urbanos, otras organizaciones locales y voluntarios en un esfuerzo a escala de toda la ciudad para construir una ciudad más inclusiva desde el punto de vista del género. Esto ha incluido infraestructura y equipamiento, así como amplias campañas de sensibilización y comunicación para poner de relieve y abordar la naturaleza intersectorial del acoso sexual y otras formas de violencia, incluidas las motivadas por el extremismo y el odio. Hemos construido múltiples espacios verdes e infraestructuras sociales, con instalaciones deportivas al aire libre en espacios urbanos. Esto ha creado lugares de encuentro, ha reducido la delincuencia y la violencia, y está promoviendo una mayor inclusión social de los grupos marginados. Además de preservar la biodiversidad, fomentamos la salud mental y física y el bienestar de los habitantes de Rabat.

Rabat, Marruecos

En La Haya, el Ayuntamiento sigue trabajando para construir una sociedad más conectada, inclusiva y resistente. Nos hemos asociado con el Ayuntamiento de Rotterdam, por ejemplo, para desarrollar e impartir cursos para profesionales municipales y de otros ámbitos, enseñándoles a aplicar y fomentar valores de inclusividad y adaptabilidad en su trabajo diario. Hemos desarrollado una red de voluntarios – «Los Amigos de La Haya «- que ayudan a los nuevos residentes a integrarse y a orientarse en la ciudad, y mitigamos el sentimiento antirrefugiados mediante iniciativas de covivienda que los reúnen con residentes de larga duración.

La Haya, Países Bajos

Vemos a alcaldes y gobiernos locales liderando estos esfuerzos en todo el mundo, con ejemplos que van desde la creación de una oficina de prevención de delitos motivados por el odio en la ciudad de Nueva York, a programas de diálogo interreligioso en Monrovia (Liberia), pasando por una estrategia antirracista en Edmonton (Canadá).

El liderazgo y la acción locales ofrecen, en última instancia, un medio para prevenir las causas profundas de la violencia y los conflictos. Aunque huelga decir que los gobiernos nacionales son los principales responsables de garantizar la seguridad y el bienestar general de sus ciudadanos, también está cada vez más claro que la forma más sostenible y eficaz de cumplir esta responsabilidad es implicar significativamente a los gobiernos locales.

La próxima semana, mientras los líderes mundiales se reúnen en la sede de la ONU, alcaldes y funcionarios locales de más de 100 ciudades de más de 45 países se reunirán en Gracie Mansion como parte de la IV Cumbre Mundial de la Red de Ciudades Fuertes para celebrar estos logros, catalizar más iniciativas dirigidas por las ciudades para abordar estos retos y subrayar la necesidad de una cooperación nacional-local más fuerte para hacerlo. Desarrollaremos soluciones y compartiremos lo que hemos aprendido con nuestros compañeros de ciudades de distintas regiones.

En última instancia, sin embargo, frenar la creciente ola mundial de extremismo requiere el tipo de enfoques innovadores y sostenibles que se benefician de las percepciones y experiencias de los líderes mundiales y locales. En septiembre de 2024, en la inauguración de la 79ª Asamblea General de la ONU, ministros y alcaldes deberían sentarse a la misma mesa para celebrar un debate verdaderamente exhaustivo sobre lo que se necesita para erradicar el odio en todo el mundo.

Authors

  • Fatiha El Moudni

    Fatiha El Moudni was elected Honorable Mayor of Rabat on 25 March 2024. Previously, she served as Secretary of the Rabat City Council, and substitute at the UCLG World Council. In this capacity, she chaired many commissions and taskforces and participated in several national and international forums. She has held several key positions in the statutory bodies of many important international organisations and networks. She is currently Co-Chair of the Strong Cities Network’s International Steering Committee, Vice-President of Metropolis Organisation, Vice-President of International Association of Urban Lighting LUCI, and many other international networks, local associations and world organisations of the multilateral system. Born in Rabat in 1981 and originally from Tafraout, Fatiha El Moudni grew up in a strict but influential environment. Her father, surrounded by people of different nationalities, backgrounds, and ideologies, inspired her to take an interest in associative, economic, and political life. After following a purely Moroccan academic path, then attending an American university, she continued her studies abroad in England, where she began a course in International Business and Finance, while remaining active in social events and meetings on economic and political issues in Morocco. She has held various positions in England, Turkey, Ireland, the United Arab Emirates, Germany, South Korea, and Morocco, and is an accomplished business woman. Back in her home country, she created the "African League for Leadership" association and was appointed vice-president of the "Association of young people from Souissi for social development", in order to share her experience and contribute to social inclusion and good governance. She is an active member in several associations dealing with women in vulnerable and hard situation. She is an active member of political life and wishes to bring her energy and rigor to the process of evolution and development of her country and specially, the dynamic of sustainable development, social inclusion and gender equality. In recognition of her impressive career, she received the "New Leader for the Future" award at the Crans Montana Forum in 2015, followed by another award "Young African Leader" in 2019.

  • Jan van Zanen

    Jan van Zanen was sworn in as the mayor of The Hague on 1 July 2020. He grew up in Edam-Volendam and completed his law studies at the Vrije Universiteit in Amsterdam in 1985 and at Cornell Law School at Cornell University in Ithaca, New York. He did his military service as a reserve officer with the Royal Netherlands Air Force. His early roles included executive secretary at a national business association, member of the municipal council in Utrecht (1990), and subsequently alderman for finance, economic affairs, public space and monuments in 1998. From 2003 to 2008 he was the chairman of the national People's Party for Freedom and Democracy (VVD). He then served as mayor of Amstelveen from July 2005 to December 2013. On 1 January 2014 he was appointed as the mayor of Utrecht. Since 3 June 2015 he has been the chairperson of the Association of Netherlands Municipalities (VNG) and as such he is also the co-president of United Cities and Local Governments (UCLG).