arrow-circle arrow-down-basicarrow-down arrow-left-small arrow-left arrow-right-small arrow-right arrow-up arrow closefacebooklinkedinsearch twittervideo-icon

Buenas Prácticas del GCTF para Reforzar la Cooperación Nacional-Local en P/CVE: Mapeo de la Implementación, Progreso, Lagunas, Necesidades y Prioridades en Uganda

Fecha de publicación:
14/12/2022
Tipo de contenido:
Comparte:

— 14 minutos tiempo de lectura


Autores:

Ashad Sentongo
Director de Programas para África del Instituto Auschwitz
por la Paz y la Reconciliación

Acerca del informe

El informe evalúa las capacidades, los retos, las políticas, los programas y las actividades que se llevan a cabo en Uganda en relación con la cooperación nacional-local (CNL) relacionada con la P/CV, utilizando como punto de referencia las Buenas Prácticas de CNL del GCTF. A continuación, ofrece recomendaciones para reforzar la cooperación nacional-local y la cooperación más amplia en materia de P/CVE en todo el país. Las recomendaciones son más ilustrativas que exhaustivas y su objetivo es proporcionar puntos de entrada para los debates destinados a mejorar los CEN como parte de un esfuerzo más amplio para hacer operativo y sostener un enfoque de toda la sociedad respecto a la P/CVE en Uganda.

Este informe fue encargado por la Unidad de Gestión de Ciudades Fuertes, con el apoyo del DFAT de Australia. Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente las de los entrevistados, los participantes en los talleres, Ciudades Fuertes, sus miembros, la Unidad de Gestión o los donantes, incluido el DFAT.

Conclusiones principales

1. Uganda elaboró recientemente una estrategia nacional de P/CVE y un plan de acción de 11 puntos que la acompaña. Sin embargo, el documento no está a disposición del público, por lo que pocos ugandeses conocen su existencia, y mucho menos su contenido. Además, aunque existe una oficina -el Comité Técnico Nacional (CTN) dentro del Ministerio del Interior (MIA)- encargada de supervisar la aplicación de la estrategia, carece de recursos suficientes, sobre todo si se compara con los organismos que participan en la supervisión de la aplicación de las medidas antiterroristas (CT) ugandesas. Además, el gobierno nacional no asigna fondos para actividades de P/CVE dirigidas localmente. En consecuencia, todas estas actividades están financiadas por donantes internacionales y socios para el desarrollo, y los proyectos suelen estar impulsados por los intereses de partes interesadas externas y no por los de las comunidades locales.

2. Las elaboradas estructuras de descentralización de Uganda ofrecen ventajas para facilitar y reforzar los CEN. Sin embargo, el enfoque centralizado y securitizado del gobierno nacional en la lucha contra el terrorismo ha limitado cada vez más el mandato y la capacidad de las autoridades locales para responder a las necesidades de sus comunidades o abordar los conflictos locales. Esto ha impedido su capacidad de contribuir a los esfuerzos de P/CVE, reforzando la idea de que el mandato de P/CVE corresponde exclusivamente al gobierno nacional.

3. El enfoque de la P/CVE centrado en el Estado alimenta la percepción de la amenaza del extremismo violento (EV) como un problema nacional. Esto, a su vez, socava el CEN y disminuye las posibilidades de un diálogo estructurado en el que participen los actores nacionales y locales. En cambio, algunos perciben la P/CVE como una estratagema del sector de la seguridad para justificar que se le asigne la mayor parte del presupuesto nacional.

4. Las agencias de seguridad aplican a menudo políticas y herramientas de TC contra grupos extremistas (no violentos), comunidades musulmanas y líderes de la oposición política. Esto ha erosionado la confianza, especialmente entre las comunidades locales y las fuerzas de seguridad, socavando los esfuerzos de los CEN. Dado que la P/CVE se ve en gran medida a través de un paradigma de seguridad, existe la percepción de que cualquier forma de colaboración con los actores nacionales contribuye a una mayor securitización del enfoque.

5. Los problemas estructurales transversales, como la pobreza, la mala gestión de los recursos naturales y la corrupción, han contribuido a alimentar la violencia extremista y han obstaculizado los esfuerzos de colaboración a escala nacional para abordar las condiciones que propician su propagación.

6. Casi todos los entrevistados para este informe creen que la cooperación en materia de P/CVE entre los actores nacionales y locales es limitada o inexistente. Uno de los principales obstáculos para el CEN sigue siendo la ausencia de un marco institucionalizado -por no hablar de mecanismo(s) para aplicarlo- para el diálogo y la cooperación entre los actores nacionales y locales, a fin de poder desarrollar y aplicar programas locales de P/CVE coherentes y complementarios. A falta de un mecanismo de coordinación, las instituciones y organizaciones nacionales y locales que trabajan en actividades relacionadas con la P/CVE operan en gran medida de forma independiente unas de otras, a menudo compitiendo y actuando en interés propio para destacar y ser consideradas activas.

7. Las actividades de policía comunitaria de la Fuerza de Policía de Uganda (UPF) pueden ofrecer oportunidades de diálogo inclusivo para reforzar los CEN relacionados con la P/CVE, incluso a través de reuniones municipales y equipos de vigilancia comunitaria. Sin embargo, la UPF y otros actores de la seguridad carecen de los conocimientos y habilidades necesarios en materia de P/CVE para aprovechar estas oportunidades.

8. No se tiene constancia de ningún programa sostenido de creación de capacidad en materia de P/CVE en Uganda, y no se considera que los pocos seminarios y talleres de formación de corta duración destinados a hacer avanzar los esfuerzos en materia de P/CVE en el país hayan contribuido a los debates o cambios en materia de P/CVE o de políticas relacionadas en los sectores público o privado.

9. La voluntad política a nivel nacional para prevenir y contrarrestar la VE parece ir en aumento, como demuestra, por ejemplo, la reciente elaboración de una estrategia nacional de P/CVE en Uganda. Sin embargo, en la práctica se presta poca atención a la prevención, ya sea mediante el diálogo, el fomento de la resiliencia o las intervenciones socioeconómicas en las comunidades marginadas o afectadas. Además, debido a la fuerte implicación de los organismos y agentes de seguridad nacionales en la P/CVE, la información sobre las actividades relevantes suele estar clasificada y, por tanto, no se comparte con los agentes de la administración local y la sociedad civil.

10. Las organizaciones de la sociedad civil (OSC) de Uganda participan en la ejecución de actividades locales de P/CVE. Conocen bien los motores y las dinámicas de la EV a nivel local y están bien situados para cultivar las asociaciones locales y la apropiación de los esfuerzos locales de P/CVE. Sin embargo, la competencia por las limitadas oportunidades de financiación ha creado pocos incentivos para reforzar la cooperación y la comunicación entre las OSC. Esto contribuye a la falta de claridad entre las OSC en cuanto a su(s) papel(es) apropiado(s) en los esfuerzos de P/CVE.

11. El CNT parece comprometido a ampliar y profundizar el compromiso con los gobiernos locales y las OSC de todo el país. Sin embargo, hasta ahora estas interacciones parecen limitarse en gran medida a crear conciencia sobre la estrategia nacional de P/CVE y aún no han incluido a actores locales esenciales, como líderes culturales y religiosos, y representantes de partidos políticos y grupos del sector informal. Cuando existe esta interacción, no se organiza formalmente ni se registra, y en otros casos está dirigida por los servicios de seguridad o de inteligencia, especialmente cuando se han denunciado amenazas o incidentes.

Resumen de recomendaciones

1. Llevar a cabo diálogos inclusivos

2. Ir más allá de un enfoque de la P/CVE basado en la seguridad

3. Implementa

4. Sensibilizar y capacitar

5. Coordinar y compartir información

6. Investiga y documenta